“Silent Night, Deadly Night” Saga.

Por: Sharles

Estamos ya cerca de terminar el año y a veces se apetece ver películas adhoc a las fechas, pero los Mórbido de corazón no vamos a ver por enésima vez “Mi pobre angelito” en la TV. Mejor una película de terror navideña y ¿Porqué no mejor una saga completa?

El día de hoy les traigo la reseña de las cinco películas más Remake de “Silent Night, Deadly Night”, películas de “Serie B” recomendadas para los que gustan del Gore.

1. Silent Night, Deadly Night (1984).

La premisa es básica y novedosa para su momento: Un asesino serial que se viste de Santa Claus para matar. Los guionistas lo resuelven escribiendo la historia de principio del asesino: su origen, surgimiento, transformación y desenlace. Sin mucho Spoiler (porque estos son los primeros 15 minutos de la película), los elementos se mezclan de una manera que sólo la alineación cósmica podría lograr: en vísperas de navidad, una familia de padres, hijo y un bebé van a visitar al abuelo en el asilo donde éste se encuentra en estado catatónico. Para sorpresa de todos, el anciano cobra consciencia para implantarle la idea a su nieto de siete años que Santa Claus castiga a las personas que han sido malas. Poco después del evento del que sólo el niño es testigo, un asaltante vestido de Santa Claus intenta atracar a la familia terminando en la muerte de ambos padres frente a los ojos del niño que queda traumado haciendo la relación de las palabras de su abuelo. Ambos niños terminan en un orfanato donde la alineación cósmica continua. Y a partir de aquí, vienen más spoilers que si no gustan leer, pueden saltarse un párrafo:

Ya han pasado 3 años y el pequeño Billy que presenció la muerte de su padre a manos de Santa Claus, le es muy difícil no odiar la navidad y mostrar rechazo a la figura de Santa. En el internado la madre superiora cree que obtendrá disciplina a base de duros castigos lo que incrementa en Billy la idea de que “el castigo es bueno”.  El tiempo pasa y Billy crece para ahora, como un joven apuesto, obtener un trabajo en una juguetería. Y todo va bien hasta que llega diciembre y la figura de Santa Claus afecta la psique de Billy. El factor determinante es cuando necesitan un remplazo para el Santa Claus de la tienda y visten a Billy de éste. En plena fiesta de navidad dentro de la tienda Billy, aun vestido de Santa Claus, observa a la chica que desea y a un compañero suyo de trabajo que le hace la vida imposible teniendo relaciones sexuales, lo que despierta en el su instinto asesino y decide castigarlos al punto de matarlos. Aquí comienza una carnicería por todo el pueblo con policías detrás de él. Billy finalmente decide regresar al orfanato a castigar a la madre superiora y es aquí donde la policía llega a tiempo para dispararle antes de que cometa otro crimen, pero muere frente a su hermano mayor.

La película que fue controversial en su momento por ciertas escenas, no es complicada, es divertida y, los fans del gore me entenderán, está llena de muertes divertidas.

Lo único que no cuadra, son las edades de los dos hermanos huérfanos; el hermano menor era un bebé de brazos cuando los padres mueren, tres años después (según la película) el hermano parece de 4-5 años. Diez años después (según la película) el hermano menor aparece en el orfanato como de 7-9 años. Detalle menor que no afecta a la trama y que se puede entender siendo una película de bajo presupuesto sin mayores pretensiones que divertir con violencia explícita.

Calificación Subjetiva: 10 panes de muerto.

Calificación Objetiva: No puedes tomarte en serio la película, es poco creíble y quizás muchos ya la sientan vieja, por lo que se lleva 6 panes de muerto.

2. Silent Night, Deadly Night 2 (1987).

Secuela directa de la película anterior donde, como se esperaba, por el final de la anterior, el asesino ahora es el hermano menor de Billy: Ricky.

Empieza con Ricky encerrado en un psiquiátrico. Un médico lo visita para entrevistarlo y es aquí donde Ricky cuenta su historia, empezando por los sucesos de la primera película. Se recapitulan escenas de la primera película que, literal, compilan en treinta minutos mostrándote prácticamente un resumen exhaustivo de la película anterior lo que podría ser aburrido y hasta molesto para el que acaba de ver la primera parte.

Posterior a estos treinta minutos de relleno, Ricky cuenta sus primeros asesinatos donde demuestra que es el color rojo lo que despierta su instinto asesino.

Ricky cuenta cómo conoce al amor de su vida y las cosas van bien, por ella se ha controlado, pero, como es obvio, llega el momento en que revienta y empieza la carnicería que lo conduce a su arresto. Toda esta secuencia es inverosímil, irreal, exagerada, pero muestra a un Ricky invencible, lleno de poder y sediento de sangre que es todo un goce para los fans del gore.

A continuación, vienen los spoilers, así que, si no quieres leerlos, sáltate este párrafo: Ricky logra escapar de su celda y va tras la madre superiora, al igual que su hermano mayor. Uno que ha visto ambas películas desea que la mujer muera. La policía va detrás de él, y aunque Ricky logra su cometido, es baleado por la policía lo que da conclusión a la película no sin mostrarnos un final que da pie a la secuela: Ricky, derribado, sonríe por última vez dándonos a entender que no ha muerto.

Calificación Subjetiva: El goce que produce esta película hace que la película anterior termine bajando a 9 y esta obtenga los 10 panes de muerto.

Calificación Objetiva: Es absurda, sin sentido y que sólo agradará a los fans del género y parecer una reverenda porquería para los que buscan algo más serio. Con esto, la película se lleva 4 panes de muerto.

3. Silent Night, Deadly Night 3: Better Watch Out! (1989).

La tercera parte empieza a desprenderse de la idea original (un asesino vestido de Santa Claus) y es la primera película (junto con la 4 y 5) que salen directo a VHS.

En esta ocasión, tenemos a Laura, una chica que quedó ciega tras un accidente y que ahora tiene visiones. Un doctor que intenta indagar en la mente de Ricky (el asesino de la película anterior) que no murió, pero quedó en coma. Para poder adentrarse en la mente de Ricky, el Dr. Newbury trata de utilizar la clarividencia de Laura. La película inicia en un 24 de diciembre en el que Laura, después de una sesión del experimento del Dr. Newbury se traslada, junto con su hermano Chris y la nueva novia de éste, Jerri, a casa de su abuela a pasar la Navidad.

Gracias a un empleado borracho vestido de Santa Claus que termina en la habitación de Ricky, éste despierta del coma y al estar conectado mentalmente con Laura, va detrás de ella dejando muertos en su camino.

Me parece la película más arriesgada de la saga empezando por el tema de los “poderes” de Laura los cuales tenían potencial, pero que, al final, nunca se usaron, lo que decepciona. La película fue reescrita en tiempo record una semana antes de comenzar la filmación lo que podría explicar el porqué de estos huecos e inconsistencias argumentales. Nuevamente se utilizan secuencias de la película anterior (volviéndose ya tradición).

Por si sola, no es una mala película recurriendo al argumento básico de un asesino suelto que va tras la protagonista, pero como secuela de la saga pierde fuerza al ya no tener razón de existir.

Un detalle curioso (y relevante) es que Ricky se pasea con el cerebro expuesto cubierto por un casco plástico en modo de reconstrucción craneal. Bonito detalle para los fans del terror, pero absurdo tanto para fans como para desconocidos cuando, por ejemplo, pide un aventón, en bata de hospital y cerebro expuesto y la persona que lo recoge lo toma con total normalidad.

Calificación Subjetiva: Tenía potencial y me decepcionó, por lo que le doy 8 panes de muerto.

Calificación Objetiva: 5 panes de muerto.

4. Silent Night, Deadly Night 4: Initiation (1990).

La película más dispar de la saga por el simple hecho de no tener nada que ver con el título teniendo como único pretexto que la película transcurre en fechas decembrinas.

La trama trata de Kim, una mujer periodista que entró a trabajar a “El Ojo de Los Ángeles” aspirando a redactar reportajes importantes, pero su equipo de trabajo machista la relega a una simple secretaria y/o sirvienta. Kim, sin importar lo que piense su jefe, va tras la nota de una mujer que muere, al parecer, de combustión espontanea cayendo de un edificio. En su investigación, Kim termina en medio de un asunto de brujería por parte de varias mujeres que tienen una agenda precisa para Kim. En medio de “mal viajes” con cucarachas y otros bichos desagradables, la película intenta explorar la temática feminista.

Por si sola, como producto individual, no es una mala película que recurre a los clichés de las películas de cultos satánicos. Pero como parte de la saga, al no tener razón alguna para cargar con el título, demerita bastante.

Calificación: 6 panes de muerto.

5. Silent Night, Deadly Night 5: The Toy Maker (1991).

Última película de la saga que, desde el título, remite bastante a otra saga de “Serie B”: Puppet Master (1989) al tratarse de juguetes asesinos:

La película comienza con Derek, un niño que, en vísperas de Navidad, recibe un regalo de un desconocido que termina siendo un juguete que mata a su padre. A partir de este momento, el asesino se empeña en concluir su misión. Ya a pasado un año y se acerca nuevamente Navidad, los juguetes están a la orden del día y Derek desde entonces ha quedado mudo y su madre (ahora viuda) debe lidiar con ello intentando que su hijo supere sus traumas.

La película es harto divertida, sobre todo cuando los juguetes cobran vida para asesinar. A diferencia de Puppet Master, no parecen tener consciencia propia, salvo un juguete muy especial del que no hablaré más para no dar spoilers. Lo interesante, argumentalmente hablando, es que mantiene el misterio hasta casi el final de quién es el “juguetero”, el fabricante de los muñecos asesinos.

Es una película con todo el sabor de la Serie B, así que no se lo tomen en serio y disfruten la masacre.

Calificación: Una película sin sentido, con reacciones absurdas por parte de sus personajes y con un final feliz muy forzado que nadie se la cree. Pero es realmente divertida y la sorpresa final es grata, por lo que le daré unos sinceros 8 panes de muerto.

6. Silent Night (2012).

Canadá decidió tomar la primera película de la Saga como referencia para esto que podría ser un Remake. Mientras que la película original exploraba la historia del asesino desde su perspectiva, en esta reinterpretación vemos los sucesos desde el lado del departamento de policías de un pequeño pueblo teniendo como protagonista a la alguacil Aubrey.

La película no tiene desperdicio: está bien escrita, es coherente y los personajes tiene personalidad, no sólo los principales, también los secundarios.

El nivel de brutalidad del asesino no se compara en nada con la saga original que palidece frente a éste Santa Claus que genera una lluvia de sangre, deleite para los fans del Gore que lo encontrarán divertido y satisfactorio, pero que no es para cualquiera, y menos para estómagos débiles.

El asesino sorprende no sólo por su brutalidad, sino también por hablar y hasta mostrar la cara, lo que no es muy común de los psicópatas enmascarados de los Slashers.

Mi película favorita de la saga, a la que no le doy un diez cerrado porque la batalla final simplemente, no me la creo.

Comparándola con la original, es muy distinta y sólo retoma ciertos elementos: un asesino vestido de Santa Claus, un hacha como arma principal para matar (aunque no es la única arma que utiliza) y dos muertes semejantes al filme original.

Calificación: 9 panes de muerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *