“Black Christmas” Trilogía.

Por: Sharles

Estamos ya cerca de terminar el año y a veces se apetece ver películas adhoc a las fechas, pero los Mórbido de corazón no vamos a ver por enésima vez “Mi pobre angelito” en la TV. Mejor una película de terror navideña.

El día de hoy analizaré un clásico del género y sus dos Remakes.

1. Black Christmas (1974).

Película canadiense que ha tomado gran relevancia a lo largo de los años por ser de las primeras películas de terror con temática navideña. Además de presumir ser un precedente para el cine de “Slashers” caracterizado por la cámara subjetiva.
La película transcurre en la víspera de Navidad y el día festivo siguiendo a grupo de chicas que vive en una casa como parte de una hermandad universitaria quienes se preparan para celebrar navidad. Algunas chicas saldrán de vacaciones a casa de sus familiares, otras se quedarán.

Mientras esto sucede un asesino entra por el ático a la casa y hace llamadas obscenas a las chicas acosándolas. Durante el transcurso de la película, con gran sutileza el misterioso asesino mata a varias integrantes de la hermandad. Sorprende su final que, si no quieres conocer, deberías de saltarte el siguiente párrafo:

Los policías han rastreado la llamada al interior de la misma casa, una de las chicas cree descubrir la identidad del acosador y en un acto de histeria termina con su vida. La policía da por concluida la investigación y le ofrece darle guardia a la chica mientras esta descansa en su cama. La última escena muestra como la policía se sitúa fuera de la casa, dos víctimas aún no halladas en el ático y el asesino entrando al cuarto de la chica susurrando “¿Agnes? Soy yo, Billy”, tras lo cual suena el teléfono. Dándonos a entender que el asesino anda suelto, que la chica (cuyo nombre no es Agnes) se ha equivocado con la identidad del asesino que, aunque diga que es Billy no revela nada, dejándonos con uno de los finales más desalentadores y ambiguos de las películas de terror.

Calificación: Verla hoy en día podría carecer de relevancia y perderse en el mar de películas de asesinos seriales pareciendo una película lenta y quizás sí, no envejeció con gracia, pero hay que verla con otros ojos, teniendo en mente todo lo antes mencionado para no despreciarla caer en el aburrimiento al verla. Con una perspectiva contemporánea, le doy 7 panes de muerto.

2. Black Christmas (2006).

Este Remake replica lo sucedido en su versión original, pero más del gusto americano (que el Remake es estadounidense). Esta vez se simplifica las tramas fuera de la hermandad para enfocarse más en la dinámica entre las chicas (ya que la película transcurrirá, prácticamente, en una sola noche en la casa de las chicas), se le da origen y trasfondo al asesino en modo de flashbacks (eliminando cualquier incertidumbre que provocada en la película anterior) y, además, la violencia aumenta siendo explícita y más brutal provocando que la clasificación aumente a “R” (para mayores de 18 años), pero sin llegar a ser divertida (no es para fans del gore) o desagradable de ver (violencia promedia de película de terror promedio). Y como cereza del pastel, intenta dar varias sorpresas argumentalmente como las que describiré en el siguiente párrafo que, si no quieres spoilers, debes saltártelo:

Durante el transcurso de la película, gracias a los flashbacks podemos ver que Billy, el asesino, tiene una hermana (producto de una violación de parte de su madre así que, a su vez, es su hermana. Argumento en pro de “perturbar” a la audiencia). Primero se revela que una de las chicas de la hermandad es Agnes (¿Recuerdan el final de la película pasada?), la hermana de Billy, así que el asesino trabaja en conjunto. El segundo intento de sorpresa argumental viene en el hospital donde sobreviven dos de las ocho chicas de la hermanda y, cual cliché noventero y primera década del 2000, los muertos no están muertos y la final girl debe ejecutarlos definitivamente.

El guion funciona como película independiente, como película de terror promedio que se ve el fin de semana con los amigos. Como remake, mantienen los elementos emblemáticos (la hermandad, la navidad, las llamadas obscenas, la bolsa de plástico y la figura de unicornio), pero convierte un buen guion en un “churro gringo” que decepciona y provoca que los fans de la original desgarren las vestiduras.

Como punto a favor, tiene una estética visual que me agrada mucho y me recuerda al cine “Giallo” al predominar las luces neón provenientes de las luces navidad, teniendo escenas completamente amarillos, rojos, verdes o azules.

Calificación: 6 panes de muerto.

3. Black Christmas (2019).

Segundo Remake americano, ahora de parte de la casa productora “Blume House”, por lo que la novedad y las sorpresas, pero, sobre todo, la calidad es de esperarse.

Mezcla lo mejor de las versiones anteriores (las escenas emblemáticas de la primera y la estética neón de la segunda) y genera un producto nuevo para generar una crítica al feminismo que no se siente forzado, que no es radical y que funciona; incluso puedo arriesgarme a decir que es el mejor guion feminista de las últimas películas de género (dígase “Wonder Woman”, “Mulán” y “Aves de presa”). A continuación, los spoilers; ya saben: si no quieren spoilers, sáltense el siguiente párrafo:

Esta vez vemos una universidad y hermandades que demuestran un montón de jóvenes con dinero. Desde el inicio empieza la temática feminista gracias a un personaje que es la mujer empoderada que se dedica a “corregir” a todos a su alrededor y, sí, llega a molestar, pero es apropósito ya que, cuando llega el momento de actuar, muestra cobardía: una inteligente crítica a todas las mujeres que les es fácil hablar y provocar, pero que no ponen en práctica lo que profesan. El guion cobra tintes sobrenaturales, al principio podría parecer una blasfemia para los fans, pero que cuaja muy bien, que no es exagerado, es original y va en pro del mensaje que desea ofrecer la película. Esos otros grandes mensajes son la participación de un “hombre aliado”, la protagonista, que no es ni bella ni fea y que es buena para algunas cosas, pero no es perfecta y constantemente tiene que afrontar sus temores y hacerse escuchar, y, por supuesto, el que “el peor enemigo de una mujer, es otra mujer”. Pero lo que se lleva la corona de la crítica feminista, es el argumento de los hombres que se colocan como víctimas en un mundo de mujeres empoderadas volteando los papeles con tremenda ironía. Lo que realmente no me encantó fue la facilidad con la que las mujeres logran derrumbar a la élite de hombres al ser irreal por simple lógica que un grupo de mujeres pueda someter a un montón de jugadores de americano. Y finalmente tengo la queja de que no se halla utilizado la figura del unicornio cuando sí aparece en pantalla.

Sin duda, para mí, la mejor versión de las tres. Quizás se vuelva polémica por todo el asunto feminista, pero no creo que cause tanta disparidad como otras producciones ya mencionadas por lo anteriormente ya explicado.

Calificación Subjetiva: ¡10 panes de muerta empoderada, Ch¡n60uA!

Calificación Objetiva: 9 panes de muerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *